Si Madrid es un referente a nivel internacional en lo que a ferias internacionales se refiere, es sin duda, gracias a IFEMA.

IFEMA surge en el Palacio de Exposiciones que se situaba en el Paseo de la Castellana. Inicialmente eran solo unas salas. Ante la necesidad de ampliar el espacio por la contribución y proyección que tenía su actividad dentro y fuera de nuestra ciudad, se decidió trasladar este concepto a la Casa de Campo.

Sin embargo, todo esto seguía quedando pequeño para las necesidades de Madrid. Por ello, en 1988 se comienza a construir el complejo de Campo de las Naciones, que en 1991 sería abierto al público. Nada menos que ocho pabellones que ocupaban 150.000 metros cuadrados –tras la ampliación de 1999 en 50.000 metros cuadrados más-.

Las cifras de repercusión y crecimiento de IFEMA impresionan. No obstante en 2007 se precisó de una nueva ampliación en 50.000 metros cuadrados más para la feria.

Pero los datos de crecimiento quedan patentes con cifras:

 

  1. Número de ferias celebradas
    1. 1980-15
    2. 2004-75
  2. Número expositores
    1. 1980: 2.200
    2. 2004: 40.902
  3. Número de visitantes
    1. 1980: 1 millón de personas
    2. 2004: 4,23 millones de personas

 

Crecimiento e internacionalización de Madrid. Pero IFEMA también ha cumplido una reconocida labor en materia de conservación de patrimonio y buenas prácticas empresariales:

 

Patrimonio arquitectónico y artístico de IFEMA

IFEMA acoge, desde sus comienzos en 1987, la Feria de Arte Contemporáneo ARCO. Este hecho ha permitido que pueda ir adquiriendo una serie de obras, que han garantizado la promoción de la Feria a la hora de incentivar las compras, así como ejercer un esfuerzo en el apoyo al coleccionismo de obras de arte.

Todo ello, ha llevado a IFEMA a poseer alrededor de 300 piezas de 224 artistas distintos, que cristalizan los cambios en materia artística que se han sucedido en los últimos 50 años.

 

Al minimalismo, la abstracción geométrica, o el land art de los 60 y 70; se suman las obras actuales, algo que origina un fuerte contraste que define especialmente bien el concepto de arte y su desarrollo.

La muestra puede visitarse en la nueva sede de la Colección Fundación Arco, que está en el Centro de arte 2 de mayo, en la cercana ciudad de Móstoles.

 

Buenas prácticas empresariales para la proyección internacional de Madrid en IFEMA

IFEMA también ha trabajado en facilitar la vida de los madrileños. Aquí tenemos algunos ejemplos de sus buenas prácticas en nuestra ciudad:

Programa de Incentivos Plus: Mediante esta medida, los expositores y visitantes obtendrán una serie de descuentos y beneficios en su visita a Madrid. Todo se planifica teniendo en cuenta sus necesidades y horarios de estancia y disponibilidad. Con todo ello, IFEMA promueve:

  • La visita a los principales espacios de la ciudad durante los días de su estancia en la feria.
  • La prolongación de la estancia en Madrid, antes o después de la Feria.
  • La visita a Madrid de acompañantes de los profesionales asistentes a cada Feria.

Estrategia en Medios Sociales: IFEMA trabaja por la difusión y promoción de sus ferias y empresas participantes. A partir de ello, y mediante esta iniciativa, se organizan campañas de acuerdo a una estrategia  y planificación ajustadas a las necesidades de cada evento, priorizando siempre la interacción con los usuarios y los contenidos de calidad. Con ello, se consigue:

  • Mejorar la captación de visitantes
  • Apoyar la contratación
  • Mejorar la imagen
  • Comunicar las novedades de cada Feria y expositores –que reciben así un valor añadido-
  • Identificación de prescriptores
  • Una ventana que siempre permanece abierta y disponible para el usuario.

Proyecto Unibike, la Feria de la bicicleta: Partiendo de la unión de dos ferias de la bicicleta anteriormente existentes en Madrid –Expobike y Festibike-, esta iniciativa ayuda a fomentar el uso de la bicicleta, y por ende, promocionar unos hábitos de vida saludables, así como la movilidad sostenible.