El impulso para la creación del BioLAB por parte del Ayuntamiento de Madrid surge con el objetivo de conseguir obtener productos de alto valor añadido tanto a partir de la materia orgánica recogida selectivamente como a partir de la materia orgánica contenida en los flujos resultantes del tratamiento mecánico – biológico de los residuos de las fracciones de resto y envases que en la actualidad están siendo, mayoritariamente, enviadas a vertedero.

Para ello, se ha realizado una definición y conceptualización del BioLAB basada en el modelo Living Lab de innovación abierta orientada al usuario. Esto significa que el BioLAB deberá ser un espacio de interacción en el que los socios del mismo podrán colaborar para el lanzamiento de ideas, obtención de prototipos, validación y testado de nuevos productos, servicios, tecnologías y procesos en contextos y ambientes reales de aplicación.

Para su puesta en marcha se propone la creación de tres Grupos de Trabajo basados en la definición de la cadena de valor del biorresiduo: Grupo de Trabajo de la Materia Prima (“Raw Material Working Group”), Grupo de Trabajo del Proceso Productivo (“Process Working Group”) y Grupo de Trabajo de Productos Finales y Mercados (“Products & Markets Working Group”). Se han propuesto unas líneas de trabajo iniciales que podrían ser abordadas por estos grupos pero su definición final deberá realizarse una vez se cierren las entidades integrantes de los mismos.

Se considera que el modelo de gestión del BioLAB más acorde es el del Consorcio Público – Privado.Este modelo, junto con el de las Universidades, es además el más extendido entre los gestores de los 21 Living Labs españoles activos que forman parte de la red ENoLL.

Para poder conformarlo, se ha considerado que la manera de involucrar en su participación a potenciales socios debe enfocarse con la doble perspectiva de que representen tanto a la cadena de valor de la materia orgánica como a la gestión de la innovación como Living Lab. Como resultado se concluye que la estructura de socios del consorcio debería incluir a la Administración Pública, Transformadores de la materia orgánica, Fabricantes de aditivos y productos finales, Usuarios finales, Centros de Investigación y Tecnológicos y Universidades. Adicionalmente, se han definido los roles y funciones de cada uno de estos agentes.

Se ha realizado una propuesta de fuentes de financiación a partir de la cual es posible concluir que el Proyecto BioLAB podría financiarse mediante instrumentos del ámbito local, como la COMPRAPÚBLICA INNOVADORA del propio Ayuntamiento de Madrid, del ámbito nacional, como el programa INNODEMANDA y las líneas DIRECTA y GLOBAL DE INNOVACIÓN de CDTI y/o bien del ámbito europeo, como el programa HORIZONTE 2020, el programa LIFE+, ITERREG o FONDOS FEDER.

La viabilidad del BioLAB, como espacio colaborativo para la innovación abierta, pasa por unas necesidades de infraestructuras que deberán ser aportadas por los socios que finalmente formen parte del consorcio, independientemente de si son propias o adquiridas a través de las fuentes de financiación propuestas anteriormente. Para ello se ha realizado un primer planteamiento básico de infraestructuras necesarias que deberían ser aportadas por cada socio teniendo que definirse en detalle, a partir de él, las infraestructuras finales necesarias un vez estén claras las líneas de trabajo concretas que será necesario abordar por parte del BioLAB.

Como primer paso, se ha llevado a cabo una propuesta de acciones de marketing a través de agentes clave en el ámbito local, nacional y europeo, para su organización como son el Foro de Empresas por Madrid, la Fundación CONAMA y las redes Eurocities, ACR+ y ENoLL.

Se han definido las próximas fases y acciones que se propone llevar a cabo desde el BioLAB las cuales pasarían por la Formación y consolidación del Consorcio, la Definición de las líneas de trabajo, la Solicitud de financiación, un Periodo de Proyecto financiado y el Lanzamiento y consolidación corporativa del BioLAB.

Como punto de partida para el lanzamiento del Proyecto, dentro de la fase de Formación y consolidación del Consorcio Público – Privado, se ha procedido a una búsqueda inicial de posibles agentes interesados en ser socios del Proyecto. En esta búsqueda de socios se ha contactado con asociaciones y empresas de los múltiples sectores relacionados con la materia.

Así mismo, se ha querido contar con la visión y la colaboración del Foro de Empresas por Madrid y algunos de sus miembros especialmente, de Universidades y Centros de Investigación. Se ha contactado con 37 entidades, entre empresas, asociaciones, universidades y centros de investigación, a las que hay que sumar las 28 empresas pertenecientes al Foro de Empresas por Madrid, lo que supone una total de 65 entidades, de las cuales 23 han mostrado su interés en el Proyecto y por participar en el Panel de Expertos organizado para presentar el Proyecto BioLAB, en la que se buscarán sinergias entre los distintos agentes interesados.

Reunido el panel de expertos y tras los trabajos realizados en el 2017, se ha realizado un informe técnico de conclusiones, que se puede visualizar en este enlace.