75, son los años que distan a la actualidad del momento en el que Ramón Areces, con el aval de su tío, decidía comprar una modesta sastrería situada en la calle más diminuta de Madrid, Rompelanzas. Y seguramente que en ese instante de tiempos convulsos -1935-, no se imaginaba que estaba a punto de construir todo un gran imperio comercial.

Areces supo crecer ante la adversidad, y al término de la guerra civil, en 1939, inauguraba su segunda tienda en plena calle Preciados.

Todo este crecimiento le llevó a apostar por un negocio que empezaba a consolidarse. En 1940, funda definitivamente la sociedad El Corte Inglés, que en su momento contaba con 7 empleados –frente a los 60.000 de los que ahora dispone-.

Ramón Areces, con la ayuda de su tío, iniciaba así una etapa de expansión de su negocio, que le permitió llevar su marca por Barcelona, Sevilla y Bilbao durante la década de los 60.

A parte, y haciendo gala del espíritu emprendedor, los fundadores de la compañía vieron la posibilidad de abarcar otras áreas de negocio. Por ello, El Corte Inglés fundaría una agencia de viajes en 1969 (Viajes El Corte Inglés), una línea de hipermercados una década después (Hipercor), y en 1982, adquiere una correduría de seguros (Centro de seguros-El Corte Inglés).

La triste noticia del fallecimiento de Ramón Areces, lleva a Isidoro Álvarez a ocupar el cargo de director general. Su experiencia como consejero director general desde 1966 le había permitido tener un amplio conocimiento de la compañía. Algo que se materializó en el momento en que cogió las riendas, con la creación de dos aseguradoras, y un crecimiento muy importante, que tendría su culmen en 1995, con la adquisición de Galerías Preciados y la incorporación de 5.200 empleados.

Pero el grupo no se estancaría en ese hecho: 2001 es el año de la internacionalización con la inauguración de un centro en Lisboa. Además, se juntarían 5 centros comerciales que habían sido puestos en venta tras la fusión de Continente y Pryca. Y junto a estos 5 nuevos centros de Hipercor, El Corte Inglés inauguraría otros 9 tras la salida de Marks & Spencer de nuestro país. Y a pesar de todo, el grupo seguiría interesándose por Madrid, con la adquisición, en 2006 del solar dejado por el antiguo edificio Windsor, que constituiría en 2010 un nuevo y gran centro comercial de la compañía.

En 2014 fallecía Isidoro Álvarez. Tras él, Dimas Gimeno Álvarez inició una nueva etapa como director general, tras haber sido consejero director general durante un año.

Uno de los retos a los que se enfrentará Gimeno, y que está cumpliendo, es el mantenimiento del Patrimonio y Buenas Prácticas de la compañía hacia nuestra ciudad. Vamos a ver en que consisten:

Patrimonio arquitectónico y artístico de El Corte inglés

El Corte Inglés ha mostrado una fuerte vinculación con el mundo de la cultura a lo largo de su historia.

Un ejemplo de ello, ha sido el uso de sus propios escaparates para organizar exposiciones artísticas. Algo que comenzó en el año 1963 en el centro de Preciados, en la que se contó con la participación de artistas de la talla de César Manrique, Manolo Millares, Manuel Rivera, Gerardo Rueda, Eusebio Sempere y Pablo Serrano.

Ese compromiso con el arte se ha mantenido con la celebración de exposiciones, patrocinio de eventos, concesión de becas y participación en actividades culturales.

Y con el fin de consolidar su compromiso con el arte, El Corte Inglés creó en 2011 el Espacio de las Artes en el centro del Paseo de la Castellana, una iniciativa que posteriormente se trasladó también a los de Callao y Marbella. Se trata de un punto de encuentro entre artistas, coleccionistas y aficionados al arte, en el que se recoge, principalmente, pintura, obra grafica, escultura y fotografía contemporánea; que cuenta con exposiciones temporales, y que busca ser un escaparate importante de la producción artística de la actualidad. Por el Espacio de las artes de El Corte Inglés, han pasado obras de autores como Antoni Tapiés, Rafael Canogar, Luis Gordillo, Juan Genovés, Martín Chirino, Alberto Corazón, Alberto García-Alix o Eduardo Arroyo.

Innovación en arte, en modelo de negocio, y también en arquitectura. El Corte Inglés ha sido precursor de un modelo de edificación prácticamente inédito antes de su fundación en 1940: estructuras de gran volumen, compactas y de muros ciegos, expresamente diseñadas teniendo en cuenta la funcionalidad  de unos grandes almacenes de venta por departamentos. Este hecho, unido a la buena ubicación de sus centros, ha contribuido a que el grupo haya ejercido una notable influencia en el desarrollo urbanístico de los últimos años.

Buenas prácticas empresariales para la proyección internacional de Madrid de El Corte Inglés

El Corte Inglés ha mantenido su compromiso con nuestra ciudad, algo que ha sido palpable, entre otras, en dos acciones:

  1. Apoyo al turismo internacional: El grupo ha realizado un importante esfuerzo a la hora de intensificar su política de atención al turista extranjero, con la creación de un Servicio de Atención al Turista. A través de intérpretes, el visitante podrá gestionar la devolución del IVA o el envío de mercancías a hoteles o lugar de origen, siempre en su lengua materna. Además, el grupo ha colaborado en la promoción internacional de nuestra ciudad mediante la asistencia a ferias  de promoción turística en lugares tan diversos como Rusia, Brasil o China.
  2. Participación en el plan de acción medioambiental del comercio minorista de Europa (REAP): Con este hecho se materializa el compromiso del grupo con el consumo sostenible, fomentado a través de actuaciones concretas, la relación con los proveedores y el contacto diario con los consumidores europeos. De dicha forma se transmiten, además, las buenas prácticas medioambientales realizadas por las empresas españoles, y más concretamente, en Madrid.