La resiliencia urbana es un concepto amplio que admite varios enfoques. Desde una perspectiva amplia, cabe entender resiliencia urbana como aquella capacidad de una ciudad expuesta a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos. Concretando para el punto de vista de la sostenibilidad, son desafíos tales como la adaptación a los efectos del Cambio Climático  sobre los que hay que trabajar hacia ciudades cada vez más resilientes.

La ciudad de Madrid pertenece y colabora con las principales redes internacionales de lucha frente al Cambio Climático como la red c40, Eurocities, el Pacto de Alcaldes, el Pacto por la Adaptación o el Carbón Disclosure Project.

La colaboración público-privada en el desarrollo de estrategias urbanas frente a desafíos globales como el Cambio Climático es una acción fundamental para el éxito de las mismas.

Objetivos: Realización de un estudio específico sobre la vulnerabilidad de la actividad económica de la ciudad de Madrid  por efectos climáticos y la posibilidad de implementar medidas de adaptación y seguimiento para minimizar dichos impactos

Desarrollo:

A pesar de las iniciativas y esfuerzos puestos en marcha para conseguir la estabilización de las concentraciones atmosféricas de los gases de efecto invernadero (GEI) a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático, aún no se han desarrollado los acuerdos políticos y las herramientas técnicas que permitan alcanzar este objetivo. El quinto Informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), confirma la incertidumbre y gravedad de este fenómeno y de sus impactos.

Existe un consenso científico amplio sobre los futuros escenarios de cambio climático para los próximos decenios, y estos indican que, incluso ante un acuerdo global que plantee unos objetivos ambiciosos en materia de reducción de GEI, los efectos del cambio climático se harán sentir durante varias décadas. Por esta razón, la adaptación al cambio climático es una estrategia necesaria en las empresas para complementar los esfuerzos de reducción de las emisiones que lo provocan y garantizar el desarrollo sostenible de las mismas.

La resiliencia urbana es un concepto amplio que admite varios enfoques. Desde una perspectiva amplia, cabe entender resiliencia urbana como aquella capacidad de una ciudad expuesta a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos. Concretando para el punto de vista de la sostenibilidad, son desafíos tales como la adaptación a los efectos del Cambio Climático sobre los que hay que trabajar hacia ciudades cada vez más resilientes.

En el año en que París acoge la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21), el papel de las ciudades como verdadero motor de transformación es cada vez más incuestionable. La ciudad de Madrid pertenece y colabora con las principales redes internacionales de lucha frente al Cambio Climático como la red c40, Eurocities, el Pacto de Alcaldes, el Pacto por la Adaptación o el Carbon Disclosure Project. La colaboración público-privada en el desarrollo de estrategias urbanas frente a desafíos globales como el Cambio Climático es una acción fundamental para el éxito de las mismas.

El marco de actuación para este proyecto ha tenido dos enfoques: Por un lado está el enfoque descentralizado y ascendente (enfoque “de abajo hacia arriba” o “button-up”) teniendo en cuenta el punto de vista de las empresas seleccionadas y su aportación al sector al que pertenecen. Por otro lado es importante tener en cuenta el marco más teórico desde el punto de vista estratégico, partiendo de información genérica para cada sector y evaluando como la misma es aplicable a las diferentes empresas (enfoque “de arriba hacia abajo” o “top-down”).

Por ello, un punto de vital importancia en este proyecto es la participación activa de las empresas seleccionadas, ya que en el proceso de evaluación de la vulnerabilidad climática y la formulación de las opciones de adaptación será de vital importancia el nivel de implicación de las mismas, es por ello que se han elegido empresas comprometidas con el cambio climático,  al mismo tiempo que se ha tratado de obtener un abanico sectorial lo más amplio posible, contando con empresas de características diferenciadas que aporten una visión lo más amplia posible de la resiliencia climática del sector empresarial madrileño.

Este informe aborda el enfoque top-down descrito arriba y tiene como objetivo identificar los impactos del cambio climático y las opciones de adaptación a nivel sectorial que se han llevado a cabo hasta la fecha identificando experiencias y buenas practicas existentes que aporten a las empresas un punto de partida de conocimiento y de inspiración sectorial.

Se obtiene “Evolución de las Variables Climáticas en Madrid” y “Elaboración de los informes sectoriales”.

Informe final: Resiliencia Urbana. Efectos Climáticos sobre la Actividad Económica en la ciudad de Madrid.