El proyecto se centra en convertir a Madrid en una ciudad realmente cardioprotegida al poder contar, en cualquiera de sus puntos geográficos, con un desfibrilador en los primeros 5 minutos aportados por los autobuses de la EMT y por la red de desfibriladores externos automáticos en instalaciones deportivas y comerciales ya disponible, y con otros que deberán ampliarse.

Se considera como parte necesaria del proyecto, una fase de formación de los conductores de autobuses. Estas personas, tras la formación, se podrían hacer cargo de los casos de parada cardiorrespiratoria que ocurrieran en su unidad (autobús) hasta la llegada del servicio de emergencias SAMUR.

Objetivos: Aumentar la red de Cardioprotección de la ciudad de Madrid a otros lugares públicos y privados, creando una red de desfibriladores accesibles en la Ciudad de Madrid embarcados en los autobuses de la EMT. Se aumentaría  la capacidad de respuesta de SAMUR-Protección Civil, al alertar a tiempo real (mediante conexión del desfibrilador con el 112, avisando de su descuelgue del lugar dónde se encuentra) del uso de un desfibrilador geolocalizado, permitiendo la llegada precoz de éste.

También  se creará una app que permita identificar las paradas cardiovasculares respiratorias y los DEA más cercanos al lugar donde ocurre la PCR de acceso público.